LA FRASE

LA FRASE: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Cresta Tusse de Remuñe-Rabadá-Navarro-Malpás. (29-09-2023/01-10-2023)

PRIMER DÍA:

Salida: Final de la carretera Benasque-Francia (1789m)
Llegada: Vivac a 2942m enclavado entre el Portal de Remuñe y la Tusse de Remuñe.
Desnivel positivo acumulado: 1140m.
Tiempo empleado en total: 3h45min a ritmo muy tranquilo.
Distancia recorrida: 7.2km

SEGUNDO DÍA:

Salida: Vivac a 2942m enclavado entre el Portal de Remuñe y la Tusse de Remuñe.
Llegada: Final de la carretera Benasque-Francia (1789m) después de hacer la cresta de Malpás y volver por la vertiente francesa y el Puerto Viejo de Benasque.
Desnivel positivo acumulado: 600m.
Desnivel negativo de bajada: Unos 1700m.
Tiempo empleado en total: 6h40min.
Distancia recorrida: 9.7km

Descarga el track de la ruta en wikiloc: https://es.wikiloc.com/rutas-alpinismo/cresta-tusse-remune-malpas-volviendo-por-el-puerto-viejo-149519848

Ruta trazada sobre el mapa del IGN.

Perfil de la ruta completa, los dos días.

DESCRIPCIÓN:

Por fin pudimos cuadrar agendas Juan Carlos y yo; después de varias fechas que se iban cayendo por un compromiso de uno o de otro al final salió el fin de semana perfecto. Tiempo de verano, anticiclón a tope y todavía muchas horas de luz nos permitieron hacer esta ruta exigente sin contratiempos y sumar cuatro nuevos tresmiles a nuestro currículum montañero.

Salimos a media mañana del sábado 29 de septiembre con rumbo a Benasque por lo que antes de llegar comimos a la sombra en un parquecillo en Villanova, pueblecito más abajo de Benasque.

Cuando llegamos al final de la carretera Benasque-Francia aparcamos en uno de los laterales anchos de la misma, nos preparamos y empezamos a andar por el precioso valle de Remuñe. La subida es cómoda y va prácticamente al lado del torrente todo el tiempo y aunque no se gana mucha altura al principio al menos sirve para ir haciendo kilómetros hasta nuestro objetivo. Obviamos el desvío a los ibones de Remuñe, el desvío hacia el pico Boum (que hicimos hace dos años) y seguimos las senda hacia el fondo, hacia Els Arenals de Remuñe. En esta parte, los pedruscos ya gobiernan todo el terreno, es más incómodo progresar pero bueno, no tenemos demasiada prisa, hoy no tenemos que volver, solo llegar al vivac antes de que caiga la noche. Vamos girando hacia la izquierda (S) siguiendo los hitos para ir ganando altura entre caos de bloques y piedras de tamaño medio en dirección al Portal de Remuñe, un sitio privilegiado pues atrás tenemos el valle de Remuñe por donde hemos venido y al otro lado comunica con el valle de Literola, su gran ibón y los tresmiles que cierran el valle, con el Perdiguero como gran guardián de la zona.

Una vez llegados al Portal de Remuñe ponemos dirección N y rodeamos la Forca de Remuñe mientras seguimos los hitos que van en dirección a la Tusse de Remuñe. Tras tres horas y pico desde que salimos llegamos a un vivac bastante bueno, llano y limpio a 2942m. Aquí nos quedamos a pasar la noche. Hay otro vivac más arriba, a 2992m pero no estaba seguro de encontrarlo y decidimos quedarnos en este para no arriesgar con la luz que le quedaba al día. Montamos "campamento": esterillas, sacos y nos ponemos los plumas porque ya refresca. A cenar y pronto al saco, que aquí ya no hay mucho más que hacer después de disfrutar de la puesta de sol y su mágica luz sobre los picos.

Al día siguiente, el sol nos deleita con nuevos colores sobre las cimas circundantes y nos levantamos, desayunamos y nos preparamos para asaltar la cresta que tenemos ahí cerquita. Ponemos rumbo a la Tusse de Remuñe (3041m) a la que llegamos en menos de media hora tras haber pasado por el otro vivac que he comentado. Fotos y al lío, que ahora empieza de verdad lo bueno. Hasta el pico Rabadá (3038m), la cresta no es difícil y ayuda a ir acostumbrándote al patio que tendremos de ahora en adelante. 

En esta segunda cima el ambiente ya es brutal, la cresta es afilada, con mucho patio en ambas vertientes y eso nos obliga a estar muy concentrados, no podemos tener un fallo. Vamos progresando ya en busca del tercer tresmil de la jornada y ahora las manos se hacen imprescindibles en todo momento, aparte de la concentración, la exigencia física es grande, no obstante estás continuamente tirando de músculos de piernas y brazos para auparte a tal piedra o estirarte para bajar a esa otra piedra, es un no parar. 

Pasamos casi sin darnos cuenta por el Pico Navarro (3039m), y seguimos sin parar hacia la zona más difícil de la cresta. Todo el mundo habla de las placas inclinadas que hay que pasar en bavaresa, sí, pero más tarde recordamos Juan Carlos y yo, una zona por la vertiente francesa en la que tienes que superar un pequeño muro con pocas presas para pies y manos y que además la piedra "te saca" de la pared y a la que le daríamos un grado III que nos pareció más difícil que las propias placas inclinadas por las que pasaríamos en breve. Una vez superado este obstáculo seguimos por la cresta y llegamos a las famosas placas donde puedo hacer unas fotos a Juan Carlos muy explícitas del paso. Cuando llego yo, veo una cornisa en la parte francesa y otra más adelante por lo que opto por pasar de pie por la parte superior de las placas, mejor no mirar abajo... Tras este paso, lo que queda ya no ofrece grandes dificultades más allá de superar enormes bloques de excelente granito por donde mejor se pueda y llegar así al punto culminante de la cresta y del día, el Pico Malpás/Maupas (3111m).

Disfrutamos del momento y nos relajamos al saber que ya no habrá más tensión, solo bajar y volver al coche, aunque no nos imaginábamos cómo iba a ser esa bajada... De momento nos hacemos las fotos obligadas, charlamos con unos tipos que vienen desde el refugio de Maupas y comemos algo, que falta nos va a hacer. Las vistas desde el Malpás son enormes, la cantidad de tresmiles que vemos desde aquí abruma, algunos ya subidos y otros por subir, es un deleite para la vista.

Después de un rato de descanso, nos ponemos en marcha de nuevo e iremos descendiendo de la cima del Malpás por unas trazas de senda que siguen el contrafuerte norte de esta montaña. No tenemos que bajar hasta el refugio de Maupás, está muy abajo, sino que giramos a la derecha en un momento dado, al lado de un gran hito y nos meteremos de lleno en la parte más fea y pestosa del día, a saber, recorrer a media ladera las caras norte del Malpás y del Boum entre bloques, lajas, piedras, esquistos y demás rocas siguiendo el track y los escasísimos mojones que hay. Es una zona muy perdedora y desagradable ya que apenas avanzas y sufren mucho los pies. Nos tenemos que dirigir a una brecha que hay en el contrafuerte norte del pico Mall Barrat, para lo cual hay que volver a subir unos metros, e incluso trepar para llegar arriba y poder pasar a la otra vertiente, donde ya va apareciendo tímidamente algo de hierba que agradecen nuestros pies. Pasaremos por arriba del Lac Charles, casi seco, (sic) y más adelante llegamos al Lac du Port Vieil, donde pararemos al lado de una pequeña cascada a beber agua como cosacos. Casi se nos había terminado y entre el calor que hacía y lo que todavía nos quedaba, no pintaba nada bien.

Una vez hidratados y habiendo picoteado alguna cosa nos ponemos de nuevo en marcha sabiendo que ahora tocaba remontar unos 250m de desnivel hasta el Puerto Viejo de Benasque, donde por fin, y ahora sí, ya "solo" quedaba bajar y bajar hasta la carretera donde habíamos dejado el coche la tarde anterior. Se nos hizo eterna la bajada pero sobre todo por cómo íbamos ambos con la planta de los pies, ya que la zona de piedras que habíamos atravesado tras bajar del Malpás no era nada cómoda para recorrerla con botas semis.

Pero todo acaba y aunque cansados y acalorados llegamos sanos y salvos al coche donde estiramos, nos cambiamos y nos fuimos a Benasque a disfrutar de cervecita bien fría que nos la habíamos ganado... ¡¡una vez más!!

Progresando por el bonito Valle de Remuñe.

Zona de Els Arenals de Remuñe. Arriba destaca el pico Forca de Remuñe.

Mirada atrás poco antes de llegar al Portal de Remuñe. El pico rojizo que se ve es el Boum.

Vistas desde el vivac a 2942m. Ya se ve el pico Malpás, el ibón del mismo nombre y el Boum.

Mole del pico Perdiguero con el ibón Blanco de Literola abajo.

Nueva vista hacia el fondo del Valle de Remuñe apurando las últimas luces del día.

Y así bañaban los primeros rayos de sol al Perdiguero y la cresta de Literola a la mañana siguiente.

Ya asoma el sol por el este y nos deja bellas imágenes desde el vivac.

Aquí estoy recogiendo las últimas cosas antes de salir.

Camino del primer tresmil del día, la Tusse de Remuñe, vemos gran parte de la cresta que recorreremos más tarde.

Desde la cima de la Tusse de Remuñe, vistas hacia el Perdiguero y varios Literolas.

La cresta empieza aquí y ya impresiona ver por dónde tenemos que pasar.

Otra visión de la cresta con una foto de Juan Carlos donde se ve mejor por dónde debíamos ir.

En la cima del Pico Rabadá (3038m). Mucho quedaba todavía.

Hay tramos realmente espectaculares.

Seguimos avanzando por la zona cercana al Pico Navarro.

Tramo por la vertiente francesa (N) más expuesto de todo el recorrido.

Ahí vamos, poco a poco progresando y ganando metros a la montaña.

Juan Carlos afrontando el paso de las placas inclinadas.

Vistazo atrás para contemplar el paisaje y lo que llevamos recorrido. ya queda poco.

Cima del Pico Malpás/Maupas (3111m). Detrás, Perdiguero, Literolas, Crabioules, etc.

Momento cumbre del día, cima del Malpás.  ¡¡Conseguido!!

Venimos de allá arriba, la cumbre del Malpás y, de momento, hemos recorrido todo ese pedregal infame. Un buen rato anduvimos por este tipo de terreno.

Seguimos bajando por en medio de este horrible terreno y debemos llegar justo donde el contrafuerte que se ve enfrente baja y empieza a formar horcadas para pasar al otro lado.

Subida a la horcada que nos dará acceso a la otra parte del valle. Los últimos metros también tocará trepar de nuevo.

Ya estamos al otro lado de la brecha y ahora toca pasar por dos ibones, uno de ellos lo vemos abajo en la foto sin apenas agua, el Lac Charles.

Lac du Port Vieil, donde nos hidratamos bastante y afrontaríamos la última subida del día hasta el Puerto Viejo de Benasque, al fondo y a la izquierda de la foto.

Por fin llegamos al Puerto Viejo, desde aquí hay que bajar unos 850m de desnivel hasta la carretera.

3 comentarios:

  1. Muy buena reseña, Miguel. Da gusto recordar todos esos momentos sin la tensión de esa cresta y, sobre todo, sin el dolor de pies, jeje.
    Eso de coincidir poco nos lleva a pegarnos unas palizas... pero bienvenidas sean si nos permiten seguir haciendo, aunque sea de tarde en tarde, actividades tan chulas como ésta.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, en esos momentos se "sufre" pero luego una vez realizada la actividad con éxito y sin incidencias, ya tranquilos, se ven de otra manera las cosas. A ver si seguimos haciendo cosillas si nuestros compromisos nos lo permiten.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gratitud por su talento para la entrega oportuna y eficiente de contenidos.

    ResponderEliminar