LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Gorgas de San Julián. (1 de Noviembre de 2006)

Acceso: Por la autovía de Huesca salir en el desvío que marca Nueno, al principio del puerto del Monrepós.

Duración: Unos 50 minutos de ida y otros tantos de vuelta.
Desnivel: 150m.

Excursión realizada en solitario.

Vista con GoogleEarth del recorrido seguido a las Gorgas de San Julián.

Esta excursión está hecha después del ascenso a Peña Gratal y aunque se puede combinar desde esta vertiente sur con la subida al pico, decidí primero subir al pico por la cara norte y después bajar con el coche a Nueno y hacer esta actividad corta pero que depara bonitas imágenes que parecen sacadas de otros lugares más lejanos y que sin embargo los tenemos al lado.

La duración es corta, algo menos de una hora de ida y otra de vuelta. El desnivel es inapreciable, unos cien metros que se ganan muy suave y al llegar al final es de bajada hasta la propia gorga.

Dejo el coche pasado el pueblo de Nueno por una pista que lleva al cementerio de dicha localidad. Pasado el cementerio la pista se pone fea por lo que decido dejarlo en una explanada al lado de la pista. Desde aquí se sigue el camino indicado con dos líneas blancas que une las poblaciones de Nueno y Lierta. Se pasa por la parte alta de la Urbanización del campo de golf y se sigue la pista dejando a la derecha un par de pistas más.

En un cruce de pistas seguimos la que marca Lierta y en unos diez minutos llegamos a otro cruce de pistas donde ya se indica claramente el comienzo del PR-HU112 que marca Gorgas de San Julián/Belén de Guara. La senda es clara y con algunas marcas de PR blancas y amarillas nos va introduciendo hacia el norte, dirección al barranco.

Peña Gratal al fondo y el barranco por el que se llega a las Gorgas.
Pasamos cerca de una granja de colmenas de abejas donde un cartel nos avisa del peligro de entrar ahí y otro nos marca belén montañero en la dirección que seguimos. La senda va sorteando las carrascas y bojes; vemos como Peña Gratal asoma en lo alto. Seguimos y la senda se dirige a unas paredes calcáreas con abundante población de buitres tan característicos de Guara.

Ahora la senda se interna en un bosquecillo de bojes y alguna carrasca y noto para mi desgracia que las zarzas van ganando terreno aquí, como suele ser habitual en los fondos de los barrancos.

Ya dentro del barranco la vegetación se espesa mucho más.

En fin, hay que seguir hasta el final así que encamino mis pasos por una senda que se va estrechando cada vez más debido a que las paredes del barranco se van cerrando y llego así hasta el propio fondo del mismo donde por entre zarzas y malas hierbas hay que abrirse paso y llegar de este modo a la gran sala central, es la Gorga de San Julián.

Sala central de la Gorga de San Julián.
Lugar donde las paredes casi se tocan dejando un estrecho pasillo.

Las paredes suben alto, estrechando la sala conforme avanzo hasta que se llega a una cascada donde ya es imposible caminar y es por donde bajan los barranquistas que realizan el descenso de este barranco. Hay un pequeño altarcillo (!) y grandes rocas en esta cavidad.

Otra perspectiva de la Gorga.

Como es tarde, decido volver sobre mis pasos de vuelta y ahora cambia mucho la perspectiva, lo que notamos ahora es cómo el barranco se va abriendo poco a poco hasta que salgo a la senda de tierra y dejo atrás las zarzas (aunque me llevo algún recuerdo en las manos y los brazos) y los chillidos y gritos de las aves, únicas compañeras en este solitario lugar.

Salgo de la Gorga y vuelvo a la luz del día. Es hora de volver a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario