LA FRASE

LA FRASE: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Pic de Comaloforno (3033m) y Besiberri Nord (3012m). (25-26 de Julio de 2020)

 PRIMER DÍA:

Salida: Aparcamiento de la presa de Cavallers (1700m)

Llegada: Comaloforno y Estanyet de Riu Malo (Vivac a 2500m)

Desnivel positivo acumulado: 1330m

Tiempo empleado en total: Nos costó mucho tiempo debido a una pájara que sufrí en la subida al pico y posterior recuperación, comida, descansos. En fin, nos lo tomamos con calma.

Distancia recorrida: 7.32km

SEGUNDO DÍA:

Salida: Estanyet de Riu Malo (2500m)

Llegada: Besiberri Nord y aparacamiento de la presa de Cavallers.

Desnivel positivo acumulado: 550m

Desnivel negativo de bajada: 1240m

Tiempo empleado en total: 6 horas contando la subida al pico y posterior regreso al coche.

Distancia recorrida: 7.0km


Recorrido completo: Aparcamiento presa de Cavallers (1700m) - Estany glaçat de Comaloforno - Pic de Comaloforno (3033m) - Estany glaçat de Comaloforno - Estanyet de Riu Malo (vivac-2500m) - Besiberri Nord (3012m) -Estanyet de Riu Malo - Aparcamiento presa de Cavallers (1700m)

Ascensiones realizadas con Juan Carlos.


Descarga el track del primer día: https://es.wikiloc.com/rutas-alpinismo/comaloforno-desde-cavallers-25-07-2020-55728088



Ruta del primer día marcada sobre el mapa del IGN.

Descarga el track del segundo día: https://es.wikiloc.com/rutas-alpinismo/besiberri-nord-desde-riu-malo-26-07-2020-55728652

Ruta del segundo día marcada sobre mapa del IGN.

DESCRIPCIÓN:

Volvemos Juan Carlos y yo a tierras catalanas muchos años después de hacer los tresmiles del macizo de la Pica d´Estats. Esta vez fuimos a hacer algo más llevadero, en principio, y a la saca no meteríamos tantos tresmiles como entonces. No conocíamos la zona más allá de visitar algunas de las hermosas poblaciones cercanas con sus conocidas iglesias declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000.

Llegamos pues un sábado bastante temprano al aparcamiento que hay tras pasar la localidad de Caldes de Boí y recorrer una pista asfaltada hasta los pies de la presa de Cavallers. Nos indican al llegar que no podemos llegar a la parte alta de la presa con el coche y que debemos dejarlo en el primer parking. Una vez preparados nos ponemos en marcha a eso de las nueve de la mañana subiendo tramos de escaleras y un rato por senda hasta llegar a lo alto de la presa. Se abre el panorama y cruzamos al otro lado para empezar la ruta propiamente dicha. Aquí el camino está muy poco marcado o es que la vegetación lo invade todo, el caso es que no se ve muy bien la senda pero más o menos nos vamos orientando gracias a algunos hitos y a referencias que teníamos estudiadas de reseñas que leímos. Pasamos por un par de pasos estrechos y en el que vimos que la gente pasaba bajo una piedra nosotros lo sorteamos pasando por una repisa que había por su derecha. Más cómodo.

El camino va haciéndose más evidente conforme nos metemos más en el bosque y hay menos piedra en el suelo y más tierra. Agradecemos la sombra de los árboles ya que hoy dan calor y aquí le pega por la orientación que llevamos. Tras un buen tramo de bosque llegamos al final del mismo y paramos un rato a picotear y beber algo. Desde aquí vemos el collado al que debemos llegar tras atravesar praderas a media ladera. El sitio cada vez es más salvaje, solo vemos a unos escaladores en las paredes que hay enfrente del bosque. El camino hasta el collado no tiene pérdida y además es más tendido que la subida fuerte que hay desde la presa hasta el final del bosque.

Una vez en el collado no vemos muy claro el camino pero después de consultar el mapa y el GPS tenemos claro qué orientación tomar y aunque no vemos una senda clara sí estamos seguros de hacia donde ir. Trazamos entonces un giro de 90º sobre la marcha que llevábamos hasta entonces y nos dirigimos dirección oeste. Vamos salvando pedruscos, vemos algún hito perdido pero vamos sobre el track y eso nos da confianza. Tras alguna pequeña embarcada buscando el paso correcto a una zona algo más alta llegamos por fin a la zona en la que se ubica el bonito Estany glaçat de Comaloforno, donde haremos una parada algo más larga que la anterior para comer más y recuperar algo de fuerza. Esto último ya no lo tengo yo tan claro que fuera así, ya que después de dejar las mochilas bajo una gran roca, tomamos camino al Comaloforno. Primero descendemos hasta una pequeña vaguada y luego iremos recuperando altura por grandes bloques y alguna traza de senda, hasta llegar a la zona que todavía guardaba nieve. Aquí yo empiezo a sentirme realmente mal, veo que Juan Carlos cada vez está más lejos y que yo cada vez voy peor, aún así no nos perdemos de vista apenas. La pájara cada vez es mayor y me cuesta dar tres pasos sobre la nieve, con todo consigo ir pasito a pasito hasta los pies del pico, Juan Carlos debe llevar un buen rato ya arriba. No veo muy bien por donde subir ya que he perdido los hitos y veo una chimenea que, aunque es muy vertical, tiene buenos agarres y parece segura. La otra alternativa era tomar un corredor con piedrecilla suelta que sería infumable y es que esta zona cercana al pico está muy rota desde muchos metros atrás, es asqueroso subir por este tipo de zonas. Bueno, como digo, subo por esa chimenea con algún paso que yo diría de grado III pero llego a una zona despejada y que me permite recorrer un corto tramo de cresta para llegar a la cima del Comaloforno (3033m).

La sensación es agridulce, como siempre que se llega a una cima en estas condiciones de cansancio extremo. Por un lado contento por haber llegado pero por otro deseando llegar abajo y descansar, estaba reventado. Muy mal ir así a la montaña, lo sé.

Después de las fotos (estaba yo para fotos...) de rigor, bajamos por el otro lado y nos planteamos subir al Bessiberri Sur pero yo no tengo ganas, solo quiero bajar. Me siento mal por Juan Carlos, sé que él va sobrado, y le digo que suba él y que yo voy bajando pero su sentido de compañerismo montañero le hace renunciar a subirlo para acompañarme en la bajada. Volvemos para rodear el Comaloforno y bajar por ese corredor pestoso que comentaba antes, aquí todo se va abajo, rotísimo, y hay que descender con sumo cuidado de no tirar piedras abajo, aún así es casi imposible por lo que bajamos muy juntos. Cuando llegamos de nuevo a la nieve respiramos, se acabó la parte horrible del descenso y solo queda ir perdiendo metros aprovechando todo lo que podamos la nieve. Cuando llegamos a donde las mochilas yo no soy persona, me obligo a comer algo pero lo vomito, solo me entra el agua y de esas maneras. La cosa está chunga y aún debemos ir al Estanyet de Riu Malo donde tenemos previsto vivaquear.

Tras un buen rato y cuando me voy encontrando mejor volvemos a ponernos en marcha. Vamos buscando un camino que faldee sin perder demasiada altura ya que yo no estoy para remontar metros sino para perderlos. El camino es amable y cuando vemos abajo el estanyet de Riu Malo ya veo por fin la luz, allí podré echarme un rato y descansar. Bajamos esos metros que nos quedan y vemos un vivac cerca del ibón muy plano y limpio, ¡es nuestro!

Allí cargamos agua en el torrente que viene de arriba, nos refrescamos y nos descalzamos... y cuál será mi sorpresa que veo la parte trasera de la suela de mis dos botas colgando, ¡de las dos! No podían salir peor las cosas, mis Sportivas que tantos tresmiles me han ayudado a subir están hechas unos zorros, ya veremos mañana si aguantan.

Cenamos pronto, lo poco que me entra, y enseguida nos metemos en los sacos. No hace demasiado frío pero sí fresco y el cansancio es monumental así que dormito todavía de día y cuando anochece ya del todo disfruto a ratos del espectáculo de estrellas, sencillamente espectacular. Indescriptible.

A la mañana siguiente nos levantamos con las primeras luces, yo desayuno con algo más de apetito, eso es buena señal. Cuando recogemos todo nos vamos para arriba siguiendo los hitos, aquí sí numerosos, y yo voy mirando de vez en cuando a mis suelas; de momento aguantan, no va a más el roto.

Salimos a la zona alta y nos empieza a dar el sol, que ya calienta. Seguimos por zona de caos de bloques y luego senda que rodea un contrafuerte para en un momento ver en todo su esplendor el Bessiberri Nord y toda la cresta hasta el Comaloforno. Una maravilla. 

Cuando llegamos a los pies del coloso, dejamos las mochilas y nos ponemos a trepar, esto sí que nos va, se me olvida el cansancio y empiezo a sentirme muy a gusto. Poco a poco vamos ganando metros estando muy atentos a los hitos ya que, aunque la roca es buena, una caída aquí sería fatal y enriscarnos tampoco apetece, la verdad. Llegamos al paso clave, una placa de grado III que se supera mejor si la pasas pegado a la pared derecha; nosotros como de costumbre nos hemos separado de la pared y la pasamos bien pero por peor zona.

Llegamos arriba, a la cima del Besiberri Norte (3012m) y el panorama es espectacular, cantidad de ibones por todos los lados, la cresta se atisba afilada y entretenida, aunque supera nuestro nivel ya que sabemos que hay un rappel. Nos deleitamos un rato y bajamos a por las mochilas cuando nos cruzamos con unos chavales que habían pasado la noche también en el estanyet. Les guiamos en la zona clave de la subida y nos despedimos de ellos, cogemos las mochilas y ponemos rumbo de nuevo al Estanyet de Riu Malo pero antes paramos en la zona de bloques a comer algo y ponernos crema solar ya que vamos a tener el sol todo el rato pegándonos duro hasta llegar a la presa.

Pasamos el Estanyet de Riu Malo y tomamos la senda que baja por el torrente. Es una bajada que se hace larga, el cansancio se acumula y queda mucho hasta el coche. Pero por fin llegamos a la cola de la presa de Cavallers y descansamos admirando la belleza salvaje de este rincón del Pirineo. Nos ha gustado muchísimo la zona. Después de comer algo y descansar un buen rato a la orilla del embalse nos volvemos por el camino que va recorriendo la orilla izquierda en sentido descendente. Pronto estaremos en el aparcamiento, estiraremos bien y me vuelvo a prometer a mí mismo que debo hacer más deporte para no llegar en tan baja forma a la montaña. A ver si hago algo para remediarlo.

PD: Las suelas de las botas aguantaron todo el trote sin despegarse más. Menos mal...

Embalse de Cavallers visto desde la presa.

Cruzamos la presa para empezar a subir por la pared de enfrente.

Paso estrecho que algunos llaman Paso del Oso.

Debemos llegar al collado que se ve en el centro de la imagen.

Estany glaçat de Comaloforno y pico arriba y detrás del que se ve en la imagen.

Tramo de subida por la nieve. En el círculo rojo voy yo subiendo como una tortuga.

Cima del Pic de Comaloforno (3033m).

Vista hacia la Punta Célestin Passet. Pico que fue tresmil hasta que fue descatalogado por no llegar a la cifra mágica.

Cresta que une el Pic de Comaloforno hasta el Besiberri Nord.

Vistas hacia las Maladetas desde la cima del Comaloforno.

Estanyet de Riu Malo, donde vivaqueamos, visto cuando llegábamos tras la subida al Comaloforno.

Poco antes de anochecer. Foto sacada desde el vivac hacia la zona de la Punta Alta.

Recogiendo las cosas por la mañana tras vivaquear en este bonito "apartamento".

Camino del Besiberri Norte, marcado con una flecha en la fotografía.

Una de las "ventanas" naturales en la trepada a la cima del Besiberri Nord.

¿Será por vistas? Aquí hacia el Lac de Mar.

Aquí me sacó una foto Juan Carlos en plena trepada.

Ya en la cima del Besiberri Nord (3033m). Vistas grandiosas.

Cresta de los Besiberris hasta el Comaloforno.

Juan Carlos y yo en la cima del Besiberri Nord.

Cola del embalse de Cavallers. Lugar idílico donde los haya.

Cordal del Mesola. (16-02-2020)

 Salida: Final de la pista que viene de Aísa (1490m)

Llegada: Cima del Mesola, Petrito, Punta Napazal y Punta Cuello Bozo.

Desnivel positivo acumulado: Unos 850m.

Tiempo empleado: 4 horas en total contando paradas.


Ascensión realizada con Juan Carlos.

Descarga el track en wikiloc: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/mesola-desde-saleras-16-02-2020-54152042



Recorrido sobre el mapa del IGN.

DESCRIPCIÓN:

Hoy nos vamos a un valle que ya hemos trillado bastante subiendo al Aspe, Llena del Bozo y de la Garganta, Pico Lecherín, etc. pero en esta ocasión haremos algo más suave y aprovecharemos a pisar nieve durante un buen rato de la caminata.

Dejamos el coche al final de la pista de Aísa, no hay muchos, y seguimos el conocido camino hasta el refugio de Saleras. Desde aquí en lugar de seguir por el fondo del valle o tomar el camino que va hacia el Aspe y compañía, subiremos por la ladera al oeste del refugio para subir por el lomo del pico Petrito.

El camino está bastante difuso salvo por algunos hitos desperdigados aquí y allá pero tampoco tiene mucha pérdida salvo un momento después del bosque donde hay que tener algo de cuidado y no irse demasiado a la derecha. El bosque no es muy tupido y vamos alternando zonas de rocas con algún nevero. Sube fuerte al principio y aunque no se relaja demasiado permite ganar prácticamente todo el desnivel del día ahora. Se podría haber hecho en sentido contrario subiendo por el fondo del valle y subir al collado del Bozo pero hemos preferido hacer el esfuerzo al punto de la mañana, frescos, y ya luego dejarnos llevar de bajada.

Y así, entre cháchara y piedras transcurre la subida. Yo me voy quedando atrás pero no pierdo de vista a Juan Carlos, lo tengo a tiro. Llegamos a la cima del Pico Petrito (2118m), descansamos y comemos algo. Las vistas hacia la trilogía del Aspe son magníficas y hacia el otro lado destaca la mole del Bisaurín.

Desde aquí ponemos crampones ya que la nieve es continua y está algo dura. No nos hará falta el piolet pero lo llevábamos por si acaso. El ascenso al Mesola tiene más pendiente y la sensación es buena, se sube muy bien con esta nieve y será lo más interesante del día.

Una vez coronado el pico Mesola (2168m) bajamos hacia el Petrito pero iremos por la ladera oeste para no subirlo de nuevo. Después nos subiremos a la divisoria y pasaremos por la Punta Napazal (2117m) y tras unos cuantos sube y baja llegamos a la última elevación de la jornada, la Punta Cuello Bozo (2088m) desde la que tenemos una bonita vista del barranco de Igüer por el que volveremos al coche tras descender del collado del Bozo que une los valles de Aísa y de Aragües.

Una interesante y suave jornada para poner a tono las piernas tras la inactividad invernal y disfrutar de tener la nieve bajo nuestros pies durante gran parte del día, amén de unas excelentes vistas de esta parte del Pirineo Occidental.

Refugio de Saleras.


Subida por el lomo del Pico Petrito.


Yo, llegando a la cima del Pico Petrito (2118m).


Vistas hacia el Pico Mesola desde el Petrito.


Desde el Mesola, mirada hacia el Bisaurín y valle de Aragüés del Puerto.


Espectaculares las vistas hacia la "trilogía del Aspe" y Lecherines desde el Pico Mesola.


Foto de cima en el Mesola (2168m).


Vista atrás hacia el Mesola, de donde venimos.


Mirada atrás desde la Punta Napazal (2117m).


Todo el cordal recorrido visto ahora desde la Punta Cuello Bozo (2088m).


Juan Carlos se asoma a ver el Barranco de Igüer, por donde transitaremos de vuelta.