LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Mallo Acherito, (2362m). (3 de Julio de 2006)

Salida: Aparcamiento de la Mina, Guarrinza. (1225m).
Llegada: Mallo Acherito (2362m).
Desnivel: Unos 1150m.

Ascensión realizada en solitario.

Itinerario seguido al Mallo Acherito.

INTRODUCCIÓN:

El Mallo Acherito es una montaña de forma característica, al estilo del Petrechema, que se encuentra a caballo entre los valles de Ansó y Echo. Aunque se suele subir por la zona de Linza-Zuriza yo decidí hacerlo por Guarrinza-Echo pues en coche se tarda menos en llegar desde Zaragoza, aparte de ser un recorrido menos concurrido. Además, el barranco de Acherito es un lugar que merece la pena hacer aunque sólo sea hasta el final del mismo, sin subir ningún pico; la soledad en este valle es tremenda aún pillando tan cerca de lugares como el ibón de Acherito pero como el desvío a dicho ibón se coge muy pronto el resto del camino es muy solitario.

ASCENSIÓN AL MALLO ACHERITO:

Por el camino, un poco por encima del arroyo vemos al principio en todo momento el Mallo Acherito; más tarde quedará oculto por un resalte en mitad del barranco. Es una prominencia bastante grande que nos sirve de referencia.

Una mirada hacia la zona de Guarrinza al principio de la mañana.
Y otra mirada hacia la parte de Peña Forca.
El Mallo Acherito desde el camino que remonta el barranco del mismo nombre.

Me costó subir al pico cuatro horas, mucho la verdad, pero el tema está en las sendas pues es una zona de muchas vacas, por lo que hay "sendas" hechas por las propias vacas que lo único que hacen es confundir al personal, aunque no hay pérdida pues simplemente hay que remontar el barranco de Acherito hasta casi el final, hasta que se llega a una cabaña (1700m), rodeada, cómo no, de numerosas vacas con sus regalitos esparcidos por todos los lados. Llego a este punto a la hora y tres cuartos desde el aparcamiento. Son las 10.45 y me detengo a beber, comer algo y mirar el mapa para confirmar que voy bien y asegurar mis próximos pasos, los que me deben llevar al collado al lado del Foya de Gamueta. Vemos dos collados separados por un resalte, debemos encaminar nuestros pasos hacia el collado de la izquierda.

El collado de la izquierda es el bueno para subir al pico.

Desde donde estoy, un poco más arriba del llano de la cabaña, miro hacia el collado y se ven trazas de senda pero no muy marcadas, así que la intuición y el buen sentido de la orientación deberán poner algo de su parte. Una vez aprovisionado mi cuerpo de líquido y comida, me pongo en marcha hacia la ladera de la izquierda que pasa por debajo del pico que tenemos a la izquierda, volvemos a encontrar múltiples caminos de vacas y muy de vez en cuando algún mojón que indica el camino correcto. Se echan en falta más mojones...

Al principio son laderas con hierba, algún remanso de arroyo, y pocas piedras, aunque estas últimas van ganando poco a poco terreno hasta que pasamos ahora a la zona derecha en una especie pequeño vallecillo colgado. Aquí ya sólo pisaremos piedras y más piedras, al principio grandes pero luego será piedrecilla descompuesta, muy desagradable de transitar pues la pendiente se acentúa y se dan dos pasos adelante y uno atrás. En este caso, lo que hago es irme un poco a los lados de la senda con objeto de coger piedra más gruesa y así evitar resbalones hacia atrás. Estoy cerca del collado, con la lengua afuera, pero cada vez lo veo más cerca así que me animo a seguir. Son las 12.15 y llego arriba, al collado por fin (2169m); después de tres horas y cuarto desde que salí llego a la parte de arriba. Ahora busco el mejor sitio para abordar la subida a la cima. Es un inmenso canchal que ya da a la vertiente de Linza, el camino rodea por el oeste el resalte que veíamos entre los dos collados, aunque no hay que escorarse mucho hacia la izquierda pues te metes en mitad del empinado y peligroso canchal. Lo mejor es cuando casi desaparece la senda, subir hacia arriba y llegar hasta una zona superior alomada, en la que vemos ya claramente por donde hay que ir. Paso el collado del Huerto de Acherito, asomándome a su vertiginosa vertiente este y me encamino hacia los zig-zags que ganan altura hacia la cima. Aquí sí está todo clarísimo, quizás el único trozo del camino en el que está todo bastante marcado, pues la senda se sigue sin problemas de pérdida debido a que está muy pisada y con numerosos mojones, ahora sí.

A la una del mediodía, cuatro horas después de dejar el coche...llego a la cima en solitario no hay nadie y el panorama es espectacular, acentuado por el mar de nubes que cubre toda la zona francesa. Veo las Agujas de Ansabère al lado del Petrechema y disfruto de esta hermosa vista.

Mar de nubes en la zona francesa del Pirineo.
Petrechema y Sobarcal desde la cima del Acherito.
Autofoto en la cima del Acherito.
Otra hermosa vista desde la cima hacia la zona francesa.

En la cima estoy poco tiempo, el justo para hacer unas fotos, comer algo de fruta y beber líquido. Estamos a principio de Julio y podría formarse tormenta de verano así que bajo sin pausa hasta el llano de la cabaña donde descanso un poco y luego ya a ritmo lento, disfrutando, llego al coche, en el puente de la Mina. Total en bajada: 2 horas veinte minutos, nada que ver con las 4 horas de la subida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario