LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

BTT por las Bardenas Reales. (27 de Febrero de 2011)

Salida: Cerca de las instalaciones militares desde Arguedas.
Llegada: El mismo sitio, pues fue una ruta circular.
Tiempo empleado: Unas 3 horas y media con paradas.
Distancia recorrida: 30 km.

Actividad realizada con Alfonso y los miembros del Club BTT Algairén.

Descarga el track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1509789



Datos que arrojó el GPS al final de la ruta.
DESCRIPCIÓN DE LA RUTA:

Esta semana fuimos invitados por los amables componentes del Club BTT Algairén a unirnos a su salida mensual. Era difícil de rechazar tal invitación pues el lugar que escogieron es único y todo bttero que se precie debe visitarlo al menos una vez, me refiero por supuesto a las Bardenas Reales. Declarado como Parque Natural en 1999 comprende gran parte de su territorio en Navarra y otra parte más pequeña en Aragón. Posee un ecosistema singular, desértico, duro, hostil, pero también, y esto es lo que nos vale, una gozada para los sentidos de todos los amantes de este deporte que es la bici de montaña.

Es domingo y a las 8 de la mañana estamos como clavos Alfonso y yo en el Pabellón de La Almunia desde donde saldríamos en varios coches hasta la localidad de Arguedas (Navarra) y desde allí dirigirnos hasta las cercanías del Polígono de Tiro (militar, se entiende...) donde dejaríamos los coches.

Montamos las bicis, nos abrigamos, ya que hace un viento frío que no favorece el estar parado, y nos ponemos en marcha por las pistas que nos acercan a la zona divetida del día.

Vamos por buenas pistas hacia la zona de los torrollones, cárcavas, etc.
Se va ganando altura de manera suave y sin grandes desniveles, no obstante nos encontramos en una planicie sin alturas muy grandes. Al cabo de una media hora más o menos nos vamos introduciendo en un cañón que ya va mostrando una pequeña parte de lo que veremos hoy.

En el primer barranco importante del día.
Hay que ir con algo de cuidado pues el terreno aunque es fácil tiene múltiples agujeros y roderas que nos pueden dar algún susto, de hecho alguno que yo me sé probó dureza de la tierra más adelante...
En este punto es donde más desnivel ganaremos en poco rato, vamos a subir al Rallón, una de las moles que destacan en estos parajes. La subida no es muy larga pero sí con desnivel y sostenida. Cuando llegamos arriba el panorama es espectacular, estamos en una planicie a 483m desde donde vemos gran parte, si no todo, el territorio de Bardenas.

Aquí estoy yo en la cima del Rallón. Al fondo vemos una tormenta que se acercaba.
Alfonso en la cima del Rallón. Cuidado con el precipicio, es una pared que cae a plomo.
No estamos mucho tiempo aquí arriba pues algunas gotas trae el viento y éste a su vez es muy fuerte ,así que nos vamos para abajo rodeando esta montaña.

Descendiendo el Rallón, con sus características paredes verticales.
Llegamos al llano y ahora jugaremos un poco con los badenes y pequeños montículos de suaves contornos que nos acercan a una de las partes más llamativas.

El Rallón visto desde abajo, ciclando por entre las "dunas".
¿Navarra o Colorado?, that´s the question.
Nos seguimos maravillando con el panorama que tenemos ante nuestros ojos.
Tras un rato entretenido por entre este mágico lugar nos vamos acercando a un paso muy conocido entre los btteros que por aquí se acercan, es el denominado Senda de los Ciervos. No es díficil técnicamene pero tiene su puntito pues se trata de una senda estrecha que baja por unas de las cárcavas que ha formado la erosión, es inclinada y no hay margen de error pues a los lados hay caída. Pero mejor lo vemos en las fotos y no os aburro con la descripción.

De nuevo el Rallón visto desde el inicio de la Senda de los Ciervos.
El primero que se lanza por la Senda de los Ciervos nos da una idea de lo que nos vamos a encontrar en breve.
Otra toma más de cerca con la ayuda del zoom.
Después de bajar unos cuantos ciclistas me toca a mi; no me lo pienso mucho o será peor así que me bajo un poco el sillín y me lanzo, la bajada es muy inclinada al principio y algo más tendida al final.

En mitad de la Senda de los Ciervos.
Senda de los Ciervos vista desde abajo.
A mi me gustó mucho este paso pero si he de ser sincero, lo esperaba algo más largo, se me hizo corto y aunque podía haber repetido, la idea de subirla no me atraía tanto como bajarla, la verdad.

Parada técnica para reagrupamiento de todos los miembros.
En la parte de abajo paramos a comer algo y a esperar que terminara todo el mundo de bajar la Senda de los Ciervos ya que algunos la bajaron andando y es que cada uno debe conocer sus límites y no arriesgar más de la cuenta.

En el descanso el sol nos regaló algunos rayos.
Después del descanso para comer y comentar lo que llevamos hasta ahora nos ponemos de nuevo en marcha y recorremos una zona rápida con varios toboganes y algunos montículos que superar, un disfrute en toda regla.

Uno de los últimos toboganes por los que pasamos.
Tras dejar atrás toda esta zona, la más espectacular y divertida del día, regresaremos por pista de nuevo para terminar de cerrar el círculo a esta bonita ruta. Pero antes de llegar a los coches nos toparemos con alguna sorpresilla más, un torrollón solitario que bien merece una última foto, es el llamado Castildetierra (gracias Xabier).

Torrollón de Castildetierra en medio de la nada y cerca ya de nuestro final de ruta.
Para terminar debo decir que quizás esta haya sido la última salida con esta bici , una Conor 850, pues ya es hora de jubilarla tras más de ¿15 años? (no me acuerdo, la verdad); me ha dado grandes satisfacciones y muy pocos problemas, es cierto, pero le ha llegado su hora y pronto será sustituída por otra y es que nada es para siempre...

2 comentarios:

  1. Aupa.Bonita salida por tierras que yo conozco bastante bién.Una cosa rara para mi es que os dejaran aparcar donde los militares pues suelen salir a decir que no se puede aparcar.Ese torollón que dices,es el Castil de Tierra está en infinidad de fotos que pone el Gobierno de Navarra.Que sigas disfrutando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Xabier, gracias por el apunte, ya he puesto el nombre al torrollón que me dices.
    Aparcamos pasado el cuartelillo que hay, en una especie de granja abandonada en la que había una explanada para varios coches, quizás por eso no nos dijeron nada.
    Quedé gratamente sorprendido por el paisaje, igual vuelvo alguna otra vez para disfrutarlo más tranquilamente, ahora que tengo el track no me perdería por ese laberinto, jeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar