LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Robiñera, (3003m). (27 de Agosto de 2006)

Salida: Aparcamiento antes de Petramula.
Llegada: Pico de Robiñera (3003m).
Duración de la subida: 2 horas 45 min.
Duración de la bajada: 2 horas, con visita a los ibones de La Munia incluida.
Desnivel: Unos 1200m.

Ascensión realizada en solitario.

Mapa con el itinerario seguido.

INTRODUCCIÓN:

Para llegar a este lugar cogemos la carretera que sube de Bielsa hacia Francia y a la altura de Parzán pasamos por una gasolinera que dejamos a la derecha y  unos doscientos metros después de pasarla vemos un desvío a la izquierda que marca Chisagüés. Aquí cogemos esta pista asfaltada estrecha pero con el firme muy bueno (arreglado no hace mucho por lo visto) que nos lleva al pueblo tras 3,6 Km., en este punto seguimos, sin entrar en el pueblo, por la pista que ahora se vuelve de tierra y que nos lleva tras cuatro kilómetros a una gran explanada donde dejamos el coche. Hasta aquí la pista está bien, con algún badén pronunciado pero nada más.

Desde el aparcamiento que hay poco antes de la fuente de Petramula.

Desde esta explanada se puede continuar hasta el final, 2 Km. más pero yo al no saber muy bien cómo estaba decidí dejar el coche en la explanada. Este tramo no está del todo mal pero la pendiente es pronunciada en algún momento y paso de meter el coche por esas costeras. Estos dos kilómetros me sirvieron de calentamiento, que nunca está de más.

ASCENSIÓN AL ROBIÑERA:

Se llega a la fuente de Petramula donde hay sitio para algunos coches, un panel informativo de varias rutas por la zona y un abrevadero/fuente. Aquí la pista describe una curva muy pronunciada hacia la derecha, trazamos la curva y a unos diez metros encontramos un mojón a la izquierda por donde empieza la senda que debemos coger. Ahora la senda va ganando altura de manera suave en dirección oeste para de este modo cruzar el primer torrente que baja, es el Barranco del Clot de los Gabachos. El camino ahora se separa de dicho torrente y en varios zig-zags gana, ahora sí, altura de manera decidida sin ser muy fuerte en ningún momento la subida. Se dirige la senda hacia otro torrente, que es el que luego desciende por el valle por el que hemos venido, es el torrente de Petramula. Dicho torrente no lo cruzamos, la senda sigue cerca de él pero sin llegar a cruzarlo, gana altura y se va acercando de nuevo al del Clot de los Gabachos. Desde aquí tenemos una vista del valle del río Real bastante bonita y aérea, van asomando las Tres Marías y allá a lo lejos asoman las otras tres, ni más ni menos que las Tres Sorores con restos de nieve, el glaciar aún no se ve, está más abajo.

Valle del Río Real, desde ahí abajo vengo.

Seguimos pues la senda que no tiene pérdida nunca al estar con diversos mojones e incluso muy trillada en algunos tramos. Ya se intuye la zona del Collado de las Puertas y sin llegar a verlo todavía, sí vemos la pirámide tremenda de piedra que es la cara Sur del Robiñera. Más vale llegar hasta aquí sobrado de fuerzas pues de lo contrario la moral puede bajar bastante al ver lo que queda de subida. 

Vista de la antecima del Robiñera y la pedrera que hay que superar.

He recorrido algo más de una hora y todavía voy bastante fresco así que aligero el paso para llegar cerca del Collado donde sin llegar a él pero viéndolo ya, se ve a la derecha una senda que se interna en la pedrera del Robiñera. Me dan ganas de ir hasta el Collado de las Puertas y asomarme a los ibones pero lo dejo para la bajada, así que cruzo este pequeño barranco y me dirijo hacia la derecha en dirección Este.

Ya en la ladera del pico la senda al principio sube por piedra un pequeño trozo, luego alterna piedra con hierba pero esto dura poco y la realidad de la roca hace que esté buscando los mojones para seguir el camino pues aunque hay mojones suficientes la senda dibuja innumerables eses para ganar altura y no conviene seguir más que las que están cerca de los hitos. El camino va escorándose a de primeras hacia la izquierda, hacia un pliegue de color más claro y se encajona un poco entre esa pared más clara y el resto de la pedrera hasta que al superar dicho resalte la senda ya sube decidida hasta el vértice que vemos allí arriba, es la antecima del Robiñera. Esta pedrera cuesta subirla algo así como una hora a buen paso desde que se separa la senda que va al pico de la que va al collado de las Puertas. Cerca ya de la antecima, hay que superar un pequeño tramo en el que trepamos un poco para salir a la parte superior, está catalogado como de Iº, no es difícil ni mucho menos pero si alguien quisiera evitarlo, poco antes de llegar a él desviándose hacia la derecha por trazas de senda llega a la arista que da hacia el valle de Barrosa y desde aquí dirigirse hacia la antecima sin tener que utilizar las manos. Esta opción es factible quizás más para la bajada por aquello del destrepe.

Desde la antecima, vemos ya nuestro pico y hacia él nos dirigimos por una cresta que yo creía más corta pero que aún depara un par de pequeños destrepes para bajar a unas brechas y volver a subir unos metros llegando ya a la ansiada cima.

Cresta que une la antecima con la cima del Robiñera.
En la cima del Robiñera, con el Perdido a mi espalda.
Pico de La Munia visto desde la cima del Robiñera.
Monte Perdido y Cilindro más cerca utilizando el zoom de la cámara.

El panorama es espectacular como pocos y más si sale un día como el que yo tuve, ni una nube tapando montes como La Munia, Cilindro y Monte Perdido, Vignemale/Comachibosa, Cotiella, ufff y un larguísimo etc.

Ibones de La Munia vistos desde la cresta del Robiñera.

Estoy un buen rato en la cima comiendo algo y disfrutando de las vistas y me da tiempo de conocer a una pareja catalana majísimos ambos con los que hice el descenso hasta los ibones de La Munia. Desde los ibones, tomé camino al coche con tranquilidad y pasando algo de calor pero muy satisfecho.

Imagen del Perdido y el Cilindro desde la orilla de los ibones de La Munia.

4 comentarios:

  1. Aupa.Bonita montaña la Robiñera y con un día como tuviste,pues aun más.Esta la tengo pendiente,haber si el próximo año me acerco por ella.Que sigas disfrutando.Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Xabier, gracias por tu visita. Aunque la subí ya hace 4 años fue mi primer tresmil en solitario por lo que guardo un buen recuerdo.
    El Robiñera no es un pico con una subida especialmente bonita pero tiene unas vistas en su cima que compensan dicha subida, además una visita a los ibones de La Munia tampoco está mal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Lo dicho, bonita y documentada historia. La ventaja de viajar en solitario es que siempre puedes variar de itinerario, marcar tu ritmo, etc., etc.

    Felicidades.
    1saludo,

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente Paco, sin ir más lejos ese día decidí acercarme a los ibones porque no tenía prisa, ni otros planes.
    La soledad en las cimas siempre es un momento especial aunque no lo recomienden...jeje.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar