LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Liouviella, (2334m). (6 de Noviembre de 2010)

Salida: Aparcamiento de Sansanet (1310m).
Llegada: Pico Liouviella (2334m)
Desnivel acumulado: 1225m.
Tiempo empleado: 7h 45min ida y vuelta incluídas las paradas.
Cobertura de móvil: Muy buena en la cima.

Ascensión realizada con Iñaki.

Descarga el track en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1514201



Perfil sacado de los datos que aportó el GPS.

INTRODUCCIÓN:

Tras dos meses centrado en la bici de montaña y alejado del Pirineo, un correo de Iñaki proponiéndome esta ascensión hizo que cambiara totalmente el chip y volviera con muchísimas ganas a estas montañas. El pico es modesto, sin mucha altura para lo acostumbrado pero con un desnivel de más de 1200m que no es nada despreciable después del parón montañero y sobre todo con unas vistas de escándalo. Así pues quedamos a las 8 en Jaca para desde aquí ir en un solo coche al otro lado de la frontera tras pasar el túnel del Somport. Aparcamos en Sansanet, lugar de sobra conocido para ambos y que atesora una gran belleza por su bien conservado bosque. Lástima que el otoño aquí haya pasado ya y las hojas estén todas en el suelo tapizando la senda; en el lado español, en cambio, aún pudimos disfrutar desde la carretera de bonitas manchas arboladas de clara estampa otoñal.

ASCENSIÓN:

A las 9 de la mañana comenzamos a andar una vez dejado el coche y puestas las botas, lista la mochila y en marcha el GPS, sí, la nueva herramienta de la que dispongo para mis marchas montañeras y es que un elemento de seguridad como éste no puede ser desestimado, además de las múltiples utilidades de las que dispone. Como digo, ponemos nuestras piernas en acción y nos internamos en el bosque.

Bosque de Sansanet, un ejemplo de buena conservación.

La marcha es ligera y animada por la conversación; casi sin darnos cuenta salimos del bosque y ya empezamos a ver montañas nevadas en el horizonte. Pensábamos que habría más nieve pero son manchas todavía, dispersas y que le empiezan a dar aspecto invernal al monte.

Primeras nieves en los montes, en la imagen el Pico Labata.
Iñaki cogiendo el ángulo perfecto para sacar una de sus buenas fotos.

A unos 1800m divisamos el Ibón de Estanés, hacemos una breve parada y vemos el desvío que hay aquí, algunos mojones toman rumbo sur y se encaraman al hombro que hace la montaña en lugar de seguir el camino de la GR-11, que va pasando por la orilla del ibón hasta llegar al llano de Aguas Tuertas y más allá. Es en este punto donde empezamos a coger más altura y nos encontramos con un grupo de sarrios que, como siempre, se muestran curiosos y vigilan que no nos acerquemos demasiado. Nosotros nos limitamos a fotografiarlos de una y mil maneras buscando hacer la mejor foto.

Ibón de Estanés visto desde la ladera por la que subíamos.
Grupo de sarrios vigilando nuestros movimientos.
Subiendo por la ladera con cuidado por la nieve helada al no darle todavía el sol.

Tras un rato subiendo por este sitio, que se hace incómodo por la nieve helada a estas horas, llegamos a un llano y ya vemos nuestro objetivo más cerca.

Mirando hacia nuestra montaña con los primeros rayos de sol.

Ya podemos ver el pico Liouviella y su cima Norte, así como la entrada al Valle de los Sarrios.

Desde aquí seguimos más o menos la senda que lleva al Valle de los Sarrios. Digo más o menos porque la nieve dificultaba un poco ver la senda y algunos mojones pero es evidente dónde se sitúa el Valle de los Sarrios por lo que saldremos a él después de subir a una loma que nos separa de dicho valle. Este lugar es uno de los rincones más bellos y tranquilos del Pirineo, se trata de un valle colgado y que por la proximidad y altura de sus paredes guarda la nieve por bastante tiempo.

Comenzamos a andar por el bonito Valle de los Sarrios.
Una vez que llegamos al final del mismo, giramos a la derecha (O) a la vez que subimos hasta el Puerto de Bernera donde tenemos una magnífica vista del gran pico de Bisaurín, Puntal de Secús, etc. Aquí el camino se bifurca entre el que sigue hacia abajo, hacia la Plana Mistresa o el que tuerce a la derecha, al norte y se encamina al collado que separa el pico Cúpula de Secús del nuestro, el Liouviella.

Vista hacia el Bisaurín desde el Puerto de Bernera.
En todo momento desde que comenzamos el Valle de los Sarrios hemos ido pisando las primeras nieves de la temporada, aquí seguimos haciéndolo hasta poco después de rodear una pequeña charca helada.

Charca helada y arriba el collado entre la Cúpula de Secús y el Liouviella.

A partir de aquí solo pisaremos algunos neveros dispersos y ya poco antes del collado todo será roca. La propia orientación de esta ladera, sur, y los vientos hacen que la nieve tarde en asentarse en estas fechas. Llegamos al collado, a 2248m, donde tenemos una curiosa vista del Ibón de Estanés, y giramos a la derecha para, tras superar unas rocas grandes, llegar ya a la ladera que cogiendo altura termina en la cima del pico Liouviella, a 2334m.

Iñaki me sacó esta foto en la que capta perfectamente el esfuerzo de la subida al collado.
Voy progresando en la nieve haciendo una media ladera.
Vistas desde el collado, a 2248m de altura.
Aquí se abre el panorama en toda su extensión y podemos divisar grandes picos conocidos como el Midi d´Ossau, Balaitús, Palas, Bisaurín, Anie, Acherito y un largo etcétera. Hacemos fotos y comemos tras abrigarnos un poco que, aunque no hace del todo frío, el sol ya no es el mismo y no llega a calentar demasiado. Miramos el pico norte del Liouviella y si no fuera porque el día acorta ya y debemos regresar pronto quizás hubiéramos intentado ascender esta cumbre secundaria pero mucho más agreste que en la que nos encontramos.

Panorama hacia el Este, con más nieve que el Pirineo Occidental.
Valle de los Sarrios desde la cima del Liouviella. Una vista atípica del mismo.
Foto de cima.
De regreso, antes de llegar de nuevo al collado.
El Liouviella Norte visto cuando ya descendíamos; muy apetecible sin duda.
Después de comer nos ponemos en marcha de nuevo y bajamos por donde vinimos. Nos entretenemos un rato en el Valle de los Sarrios donde Iñaki hace varias fotos y pruebas aprovechando el juego que da la luz en esta época del año. Yo hago alguna como despedida de este bello lugar:

Adiós Valle, adiós.
Llegamos hasta la plana que hay más abajo del Valle de los Sarrios y aquí decidimos hacer una variante y buscar el camino que recorre la orilla del Ibón de Estanés. Después de hacer esto y conectar con el camino común que nos deja de nuevo en Sansanet pensamos que esta opción alarga demasiado la vuelta y no aporta mucho más a lo ya realizado. En cualquier caso, es lo que hicimos por conocer aún más esta zona. Al final tuvimos un bonito día de montaña descubriendo otro de esos picos poco conocidos pero que tienen mucho que decir.