LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Ibón de Ip, (2115m). (31 de Julio de 2004)

Salida: Puente de Canfranc (1050m)
Llegada: Ibón de Ip (2115m)
Desnivel: 1065m.
Tiempo empleado: Algo menos de 3 horas.

Actividad realizada en solitario.

Itinerario que seguí hasta el Ibón de Ip.
DESCRIPCIÓN:

Comienzo a caminar tras dejar el coche en el puente de Peregrinos que hay nada más pasar Canfranc Pueblo. La senda es ancha y no tiene pérdida pues va por el Camino de Santiago aragonés del que se separa cuando vemos las vías del tren, el Canfranero. Cuando se pasan las vías del tren por debajo de las mismas comienza a ganarse altura de manera decidida y casi sin descanso. Es la parte donde se gana mayor desnivel, luego la cosa pasa a ser más tendida y hay más descanso para nuestras piernas. Yo me dedico a sacar fotos una vez superado este duro tramo. Como voy solo pierdo algo más de tiempo con las florecillas.

Vistas hacia el Valle de Ip una vez superado el desnivel inicial.
Primer plano de un lirio pirenaico.
Cuando ya llevo un rato donde apenas se gana desnivel empiezo a ver las construcciones que se levantaron en su día para la construcción de la enorme presa de Ip.

Barracones donde se alojaban los trabajadores de la presa.
Presa y Circo de Ip desde las proximidades.
Cuando han pasado unas tres horas desde que salí, llego a la presa de Ip. Impresiona ver semejante construcción en un sitio tan apartado y solitario, no obstante, no me crucé con nadie en todo el día excepto un matrimonio francés cuando volvía.

En las proximidades de la presa me siento a comer algo y a disfrutar del paisaje, algún día volveré para subir al Collarada, el coloso de la zona.

Vista del embalse de Ip.
Después de estar un rato descansando y haciendo planes futuros vuelvo por donde vine, con tranquilidad, sin prisas, disfrutando de eso que sólo la montaña es capaz de darte. Me vuelvo a entretener haciendo fotos a las flores y agradezco la sombra de la parte final, cuando me voy metiendo en el bosque poco a poco.

Autofoto que me hice a la vuelta del Ibón de Ip.
Más florecillas, esta con insecto incluido.
Cuando llego al coche me acuerdo de que mis tíos posiblemente estén en Villanúa así que les pego un toque y ¡qué suerte!, esto supone que pueda comer en condiciones, una duchita y... una cerveza bien fría. Gracias!!
Tras una breve y muy agradable sobremesa vuelvo a la carretera para llegar a casa cuanto antes.

Aspe, (2645m). (15 de Julio de 2004)

Salida: Aparcamiento de la pista de Aísa (1480m)
Llegada: Pico de Aspe (2645m)
Desnivel: Unos 1150m.

Ascensión realizada junto a Carlos.

Mapa de la zona y recorrido seguido.

ASCENSIÓN:

Dejamos el coche en una pequeña explanada en cuesta que hay al final de la pista que sale desde el pueblo de Aísa y que te acerca bastante a la zona del valle del mismo nombre. Son unos 7 km asfaltados así que no hay problema para el coche.

Salimos a andar a eso de las ocho, ocho y media. Ese día vemos que va a dar el lorenzo de lo lindo así que con paciencia y con paso lento pero sin demasiadas pausas nos ponemos en camino. Pasamos una valla para ganado que hay justo en el aparcamiento, y seguimos por donde se ven trazas de senda por en medio de bojes y pequeños claros con pastos. Así, en poco llegamos al refugio no guardado llamado de Boyeros, situado a unos 1500m de altitud.

Ahora debemos seguir por uno de los muchos caminos que de aqui salen; en nuestro caso hemos de seguir por el que cruza el arroyo y sigue por la divisoria entre los dos valles que tenemos a la vista. La senda es evidente y continúa hasta llegar a un pequeño abrevadero que no hace sino corroborar que estamos en la dirección correcta. 

El sol comienza a dar sus rayos al Valle de Aísa.

Enfrente del abrevadero vemos el lugar conocido como el embudo, por su característica forma. Es un lugar clave para encontrar la senda correcta, pues en este lugar como en otros muchos, los caminos que hace el ganado y algunas rieras del agua de escorrentía nos hace pensar que son muchas las alternativas. Así pues nos dirigimos al "embudo" (1900m) y de ahi el camino coge altura por una ladera de tierra y hierba que nos dejará en un sitio plano desde donde encararemos el inmenso lapiaz del Aspe.

El "embudo", paso clave para llegar al Aspe.
Entrada al vasto e incómodo karst del Aspe.
Una vez dentro del karst del Aspe, el camino se sigue por los diversos, aunque escasos, mojones que encontraremos, de todos modos, el camino es evidente aunque hay que buscar el camino más cómodo y lógico hasta el collado o brecha de Aspe, situada a 2425m de altitud, ya próximos al pico. Por en medio del lapiaz nos sorprendimos gratamente por la presencia de la maravillosa y escasa flor de nieve, edelweiss.

Abundante edelweiss camino del Aspe.
Vista del collado o brecha al que debíamos acceder antes de llegar a la cima.
Posado sonriente cerca del collado del Aspe.
Tomadas las fotos, que no las flores, seguimos rumbo a nuestro objetivo. Atravesamos un nevero tardío camino del collado de Aspe. Una vez en él, el camino es ya solo un esfuerzo más, la cima está cerca y nuestras ganas por llegar no nos distraen de asegurar bien pies y manos en algun momento corto ya cerca de la cima.

Carlos, en la cima del Aspe con el Midi de fondo.
Desde la cima, vista hacia los Lecherines y a lo lejos Collarada.
Carlos y un servidor en el vértice geodésico del Aspe.
Sin dificultad excesiva llegamos a la cima una vez pasado unos pasos algo tediosos y una loma cimera que nos deposita al lado del vértice geodésico indicativo del lugar más alto de la rodeada. Son los 2645m del Aspe, un pico con unas vistas bonitas de Collarada, los cercanos Lecherines, Llena de la Garganta, y demás cimas, así como de parte del pirineo francés. Fotos, agua, alimento y vuelta a casa por el mismo lugar, esta vez con más tranquilidad pues quedaban muchas horas de luz y no había prisa. Eso sí, un calor de justicia caía sobre nuestras cabezas. Que rica cervecita me esperaba en Villanúa...

Bajando de la cima, vista del camino de vuelta.
Aún tendríamos que atravesar algún nevero de vuelta al karst.
De izda. a dcha., Lecherines, Mallo Lecherines y Rigüelo.

Pic de Anie, (2504m). (8 de Julio de 2004)

Salida: Refugio de Labérouat (1450m).
Llegada: Pic d´Anie (2507m).
Desnivel: 1057m.

Ascensión realizada junto a Miguel Angel Alonso.

Mapa de la zona con el itinerario seguido.

INTRODUCCIÓN:

En esta ocasión tocó madrugar bastante debido a que llegar hasta Lescun, al otro lado del Somport, es un trayecto largo para un sólo día. Pero la ocasión merecía la pena; queríamos hacer un pico con buenas vistas y hacerlo pasando por los estupendos bosques atlánticos de la parte francesa del Pirineo.

El tipo de camino es senda muy marcada y con señales del GR-10 francés.

ASCENSIÓN:

Dejando el coche en el refugio de Lescun, iniciamos nuestro camino por enmedio de un bosque atlántico impresionante, grandes hayas y robles nos protegen de los primeros rayos de sol de la mañana. Hace fresco, pero se lleva bien pues el ritmo es bueno, las vistas estupendas de Le Billare y a nuestra derecha de los llamados Órganos de Camplong.

Vistas del hermoso Valle de Lescun.
Le Billare, enorme pared sobre el valle.

Tras una hora y pico de bosque salimos a un claro y llaneando un poco al principio y luego ascendiendo algo más fuerte llegamos a las cabañas de pastores, una la de Ardinet y otra más adelante la de Cap de la Baight. En dichas cabañas vemos la labor de los pastores galos, cuidando de sus rebaños y lavando los trapos con los que elaboran esos quesos tan apreciados por estas tierras.

Es aqui donde comienza realmente lo "duro" de la ascensión, pues los zig zags nos llevan a encarar el col de Anies, donde ya tenemos una visión de lo que nos espera a continuación, atravesar el karst del Anie. Vemos aqui la mole de nuestro pico esperándonos orgulloso.

Ya vemos el Anie a nuestro alcance.
Hasta este punto hemos seguido una senda muy marcada, primero sobre hierba y hojas por la parte del bosque y los prados, y luego de piedras y tierra hasta el propio karst. Ahora deberemos seguir marcas de pintura roja en forma de puntos que nos llevan a la ladera norte del Pic de Anie.

Esta senda va rodeando el pico para situarse en la cara suroeste del pico, parte más accesible para llegar a su cima. En este momento comenzaron a hacer su aparición las nubes por lo que apremiamos el ritmo para llegar a la cima lo antes posible. En pocos minutos llegamos a la cima donde realizamos las fotos de rigor y admiramos el panorama: Countendé, Mesa de los Tres Reyes, Órganos de Camplong, y el bonito valle de Lescun. Pronto ponemos marcha hacia abajo antes de que nos coja la tormenta que vemos acercarse.

Cima del Anie. Detrás y más abajo el Countendé.
La archiconocida Mesa de los Tres Reyes.

Así pues llegamos al karst del Anie o de Larra de nuevo, buscando la mejor forma de atravesarlo, siguiendo los puntos rojos de pintura. Llegando al col de Anies la tormenta nos regala sus primeras gotas, así que con resignación seguimos bajando deseando que no nos coja el gran chaparrón con sus truenos resonando detrás de nosotros.

De vuelta tras coronar el Pic de Anie.

Descansamos un poco cerca de las cabañas de pastores y al rato nos encontramos ya en la zona del bosque ; en poco llegamos al coche pensando en la suerte que hemos tenido por la tormenta que afortunadamente nos permitió hacer cima y pensando también en el largo regreso a casa.