LA FRASE DEL MES

LA FRASE DEL MES: "Buscad la belleza, es la única protesta que merece la pena en este asqueroso mundo" (Ramón Trecet).

Pico Bacias/Baziás, (2760m). (9 de Julio de 2003)

Salida: Balneario de Panticosa (1630m)
Llegada: Pico Baziás (2760m)
Desnivel: 1130m.
Tiempo empleado total: 6 horas, contando paradas.

Ascensión realizada en solitario.

Mapa con el recorrido de ida y vuelta.

ASCENSIÓN AL PICO BAZIÁS:

El pico de Bacias/Baziás es uno de esos que muchas veces pasan desapercibidos al no ser un 3000, pero que dispone de unas vistas privilegiadas desde su cima, además del interés del propio camino de subida hasta él. No obstante tiene un desnivel desde el Balneario de 1130m y pasamos por numerosos ibones por el camino, los primeros los Brazatos más grandes y después los superiores de Brazatos, más pequeños pero no menos bonitos. Las vistas desde la cima son la cara sur del Vignemale y al otro lado todo el macizo de las Argualas, Garmo Negro, etc, lo cual es motivo suficiente para acercarnos a este pico. Además, no tiene mucha pérdida pues se va siguiendo durante gran parte del recorrido las marcas de GR-11.

Salgo en solitario desde el Balneario de Panticosa (1600m) dejando el coche en el aparcamiento que hay al lado de la embotelladora. La mañana es fresca, alguna nube en el horizonte pero despejado en gran parte. Se sube por unas escaleras que llevan a fuentes termales en la parte derecha del balneario. Tras dejar unos edificios antiguos detrás se sigue por un camino que se interna en el bosque cogiendo lazadas que ganan altura de manera fuerte al principio y algo más relajadamente después. El camino poco a poco se va despejando de árboles y ya sólo quedan algunos sueltos por ahí, en medio de la pedrera por la que transcurre la senda bien marcada. Cruzamos una señal de advertencia de avalanchas que indica el peligro que hay en algunos momentos del invierno. Al rato se llega a una bifurcación en la que con pintura roja está marcada la dirección a los ibones de Serrato hacia la izquierda; en este caso se toma el que sigue por la derecha que lleva a los ibones de Brazato.


Se llega después a un falso llano donde es posible coger fuerzas ya que la pendiente disminuye considerablemente. Aprovecho para mirar hacia las Argualas y ver esas moles vigilantes sobre el, desde aquí pequeño, Balneario de Panticosa. Sigo la marcha encontrando a mi paso restos de tuberías y cables de teleférico oxidados; vienen de la parte de los ibones, por lo que eso confirma que voy en la dirección correcta a pesar de tan desagradables "mojones". A la derecha del camino se ve ya el ibón inferior o baixo de Brazatos, pero yo sigo sin bajar hasta él, camino del superior, que es una presa.

Ibón inferior de Brazatos.

Unos veinte minutos después de ver el primer ibón, se sale a la parte superior de la presa con lo que la vista se amplía y vemos la lámina de agua y los picos que lo rodean reflejándose en el gran ibón de Brazatos.

Ibón superior de Brazatos, rodeándolo por la izquierda.

Ahora toca rodear un poco por nuestra orilla izquierda durante un rato hasta que salgamos a una parte que se ve más despejada, más abierta, por la que alcanzaremos en poco tiempo los tres pequeños ibones altos de Brazatos. Siguiendo las marcas de GR-11 vamos por la senda que nos lleva al collado o cuello de Brazato (2578m). Desde aquí ya tenemos una espectacular vista del coloso Vignemale/Comachibosa. El camino que baja llevaría hacia el valle del Ara, pero aquí es donde debemos salirnos de la senda transpirenaica y dirigirnos hacia la derecha del collado, es decir, al sureste. Ya vemos nuestro pico y hacia allí debemos dirigirnos atravesando una pedrera con pocos mojones y grandes piedras que dificultan el caminar; dejamos un pico anterior al principal a la derecha. Se va ganando altura hacia un pequeño collado anónimo entre ambos picos; una vez en dicho collado seguimos ya sin senda hacia el pico Bacias, más al sur. Se puede llegar a él de manera directa, más difícil, o rodearlo por la parte derecha (oeste) y ascender por esa ladera hasta la cima. Tras algo más de tres horas, llegué a la cima del pico de Bacias disfrutando en solitario de las vistas que desde allí se ven.

Cima del Pico Baziás, con el Vignemale de fondo.
 
A la media hora llegaron unos franceses y viendo que el cielo se nublaba y la tormenta de verano iba a descargar en poco rato, nos pusimos a bajar a paso rápido buscando la seguridad del valle. Algunas gotas me cogieron bajando pero no llegó a mucho la cosa, se quedó allí arriba descargando...para mi suerte.

Luego, descenso por entre los ibones de Brazato hacia el Balneario por el mismo camino de la subida; desde los ibones ya sin lluvia llegué contento por la jornada llevada a cabo.